Cuando las cosas se ponen molestas

¡Hola! ¿Cómo han estado? Pues tengo unos días sin pasarme por aquí, pero es precisamente porque no he tenido nada interesante que compartir. Pero hoy, pues tengo que hablar.

En primer lugar, tengo que decir que el día comenzó muy bien, a pesar que no hice yoga hoy, tenía energía y buenas vibras. Pues la razón era muy simple: ¡¡¡iba a hablar sobre los blogs!!! Yupiiii...

En mi clase de Gerencia de Medios, le tocó a mi grupo hablar sobre los weblogs y fue genial. En cierto punto.

Las cosas no comenzaron bien en la universidad, llegué temprano y puntual, pero cuando fueron a buscar el video bim para proyectar la presentación, no había en la escuela de comunicación. Y en el negocio que los alquila tampoco. Así que esperaron que la profesora llegara para que ella lo buscara. Lo cuál me molesto, nadie quería ir a ayudarla, así que fue yo con ella. Afortunadamente, lo encontramos. Luego, teníamos problemas para conectarlo y colocar la presentación a reproducir. Pero lo solucionamos todo.

Entonces, comenzamos a exponer. La primera chica fue pasable; no tenía tanto dominio del contenido que yo había buscado para todos, pero tuvo una buena exposición y se supo defender. La siguiente chica no se acordaba de muchas cosas y se puso muy nerviosa para exponer; pero afortunadamente, logró superarlos y salió bien. La tercera tuvo más presencia y pudo defenderse.

El cuarto, fue un chico. El único del grupo. El hablo de cómo funciona un blog. Fue un poco divertido porque él tiene la voz bastante aguda para ser un chico y expone bastante divertido, emocionándose sobre manera. En un momento se le fue el gallo y fue cómico pero me controle para no ponerlo más nervioso.
Todo iba bien hasta que la siguiente chica tomo su turno. A pesar de las faltas de los demás, se estudiaron lo que dijeron y lo defendieron. Mientras que ella se dedicó a leer las láminas y ya, sin explicar, sí analizar, sin darle a los oyentes la información necesaria. Yo quería bajarla de allí por los cabellos. Lamentable no pude, sí lo hiciera se vería muy mal (y ya ustedes saben que sigo las reglas para una buena exposición).

A pesar de esto, la cosas iban bien. Pero al llegar mi compañera Andy (adm del blog Garden Books), nuestros compañeros nos empezaron a faltar el respeto. Cuando hablas de algo que te apasiona y que es tú vida, normalmente te extiendes y compartes todo las cosas que te gustan de ello. Mi amiga Andy es tan apasionada por el mundo blogger como yo y, dado que ella habla más que un radio prendido, los demás se fastidiaron porque era larga y se querían ir, así que hacían sonidos de fastidio, colocaban malas caras y pedían que cortáramos la cadena presidencial (si estuvieran en mi país entenderían la broma).

Al momento de llegarme mi turno (era la última), las cosas fueron peores. Mi punto trataba sobre la trascendencia y popularidad de los blogs. Ese tema es bastante largo y como yo acotaba experiencias personales fue más largo aún.

En una parte, ya finalizando, Andy esperó que terminará un punto para decirles de la manera más formal posible pero con contundencia que, por favor, nos prestarán atención y que no fueran tan falta de respetos. Que ella había prestado atención a las exposiciones anteriores y que esperaba, o hubiese esperado, que ellos mostrarán la misma consideración.

Ese grupo de chicos se molesto y luego cuando repartimos el refrigeración no quisieron tomar nada.
Es bastante increíble como las personas pueden ser tan desconsideradas con otras. Sí alguien está haciendo un trabajo que debes tener en cuenta ¿por qué no prestar atención? Es algo para tú propio bien. Ahora, sí estas aburrido y te quieres ir, bien, no hay que obligar a nadie a atender, pero entonces no hagas malas caras, gestos, ni sonidos molestos.

Cuando algo nos gusta lo hablaremos así a otros les disguste. Y siguiendo la filosofía de los blogs, nosotros seguimos hablando libremente de todo lo que nos plascá.

Si sube los pulgares
(Foto: Concurso de Fotografías de la Universidad - Yo y Mr. Camára)

CONVERSATION

Instagram

Instagram

Follow Us